ERGONOMÍA Y LA POSTURA DE TRABAJO

La ergonomía es la disciplina científica que se refiere a la comprensión fundamental de las interacciones entre los humanos y los otros componentes de un sistema. Se ocupa de aplicar principios teóricos, datos y métodos con la finalidad de optimizar el bienestar de las personas y el resultado global del sistema.

En esta entrada, nos vamos a centrar en las distintas posturas de trabajo que existen, así como los riesgos que conlleva una mala postura.

LA POSTURA DE TRABAJO

La postura de trabajo es el resultado de una decisión, que busca una eficacia máxima y una salud óptima para el trabajador. Para que esta postura no resulte perjudicial para el empleado, hay que tener en cuenta los siguientes principios:

  •  Se deben facilitar los cambios de postura.
  • Las máquinas deben permitir cambios entre las posturas de pie y sentado, y será preferible la postura sentado a la postura de pie.
  • La postura de trabajo debe ser adecuada a los esfuerzos requeridos.

¿Cómo decidir que postura de trabajo es la más adecuada?  Para responder a esta pregunta, observaremos el siguiente diagrama de flujo que se basa en el tipo de tarea que realice el trabajador:

diagrama de flujo

Como las posturas de trabajo más comunes de estas cuatro que se indican, son la postura sentado y la postura de pie, nos vamos a centrar en estas dos.

LA POSTURA SENTADO

La postura de trabajo, si está mal determinada en función de la tarea o si el asiento no es el adecuado, puede conllevar grandes problemas de salud y seguridad en el trabajo. Cuando se alternan otras posturas con la sentada, la probabilidad de experimentar molestias es menor. Hay que tener en cuenta que cuando estamos sentados, el aparato circulatorio va a trabajar menos, de tal manera que se retrasará el ritmo cardiaco y el flujo sanguíneo, lo que puede acelerar la sensación de cansancio, en especial, si se trata de un asiento demasiado alto.

La mala postura sentado conlleva aspectos como la inclinación excesiva de la cabeza, del tronco hacia delante o la rotación lateral de la cabeza. Esta mala postura puede deberse a un diseño inadecuado de las condiciones de trabajo y una inadaptación física del puesto (la silla puede ser demasiado alta o demasiado baja, las herramientas y el equipamientos pueden no haberse diseñado en función de la amplitud de los movimientos que realiza el trabajador, etc.)

La postura sedente ideal sería la siguiente:

postura sentado

Por último, daremos algunas RECOMENDACIONES para mejorar la postura de trabajo sentado:

  1.  El espacio de trabajo debe adaptarse al usuario, y no el usuario al puesto de trabajo.
  2.  Las sillas deben ser estables y completamente ajustables mientras el usuario está sentado.
  3.  El respaldo de la silla debe estar fabricado con un material que absorba la transpiración.
  4.  La altura de la silla debe ajustarse de forma que transfiera el peso corporal a través de las nalgas, no de los muslos.
  5.  Los respaldos deben ser ajustables de arriba abajo y de adelante hacia atrás o flexionarse con el movimiento corporal para que proporcionen un buen soporte lumbar.
  6.  Si es necesario el movimiento, las sillas deben tener ruedas, y es preferible que tengan cinco patas para mejorar la estabilidad.
  7.  La parte frontal de la silla debe ser curva hacia abajo, para aliviar la presión sobre los muslos y favorecer la circulación sanguínea.
  8.  Moverse o levantarse cada cierto tiempo para evitar la fatiga.
  9. La pantalla debe estar más baja que la línea de los ojos.
  10. Los pies deben estar firmemente apoyados en el suelo, de no ser así, se debe usar un reposapiés.
  11. No se deben realizar movimientos hacia delante o hacia atrás ni posturas poco naturales.
  12. Los objetos y las herramientas de uso frecuente en las mesa deben estar colocadas de tal forma que el trabajador las pueda alcanzar sin problemas.

LA POSTURA DE PIE

Trabajar de pie puede causar problemas en los pies, hinchazón de las piernas, de las varices, cansancio muscular general…

Un puesto de trabajo ergonómico permitirá al empleado la posibilidad de elegir entre diferentes posturas y cambios frecuentes. Hay que tener en cuenta aspectos como:

  • Regular la altura del plano de trabajo.
  • La organización del espacio para que el trabajador se pueda desplazar y cambiar de postura.
  • Se debe evitar todo movimiento de torsión o flexión.
  • Se deben realizar periodos de descanso.

¿Cómo diseñar un puesto de trabajo de pie?

Para diseñar un puesto de trabajo, es necesario definir la altura de la superficie. Esta se establece a partir de la altura del codo, de tal manera que la altura óptima sería un poco más abajo del codo, dependiendo de los tipos de tareas:

  • En los trabajos de precisión (Ej: la redacción o el montaje de partes electrónicas) la altura óptima es de 5 cm sobre el codo.
  • En los trabajos ligeros (Ej: trabajo en cadena o trabajo mecánico) se necesita una altura entre 5 y 10 cm bajo la altura del codo.
  • En los trabajos de fuerza física se necesitan entre 20 y 40 cm por debajo del codo.

Para entender mejor lo explicado, os presentamos la siguiente ilustración:

pie

Para finalizar, os dejamos dos  vídeos que tratan sobre los temas vistos con un toque de humor.

Si queréis saber más acerca de la ergonomía y el diseño del puesto de trabajo, os recomendamos que consultéis el siguiente libro:

“Ergonomía y Psicosociología aplicada. Manual para la formación del especialista” de F. Javier Llaneza Álvarez.

Anuncios

CULTURA ORGANIZACIONAL

Imagen

El comportamiento organizacional es el estudio y la aplicación de los conocimientos acerca de la forma en que las personas se comportan individual y grupalmente en las organizaciones. Así mismo, trata de identificar maneras en que los individuos pueden actuar con mayor efectividad.

El comportamiento organizacional ayuda a que los empresarios observen el comportamiento de los individuos en la organización y facilita la comprensión de la complejidad de las relaciones interpersonales en las que interactúan las personas.

Describir sistemáticamente el comportamiento de las personas ante diferentes situaciones, alcanzar este objetivo da lugar a que los encargados de administrar sus empresas puedan tener un flujo de comunicación en lenguaje común respecto del comportamiento humano en el trabajo.

 Para hacer más fácil el estudio de la relación entre personas y organizaciones, así como el de administrar los recursos humanos, diremos que las organizaciones, los grupos y las personas son clases de sistemas abiertos, que intercalan permanentemente con sus respectivos ambientes.

Las organizaciones surgen debido a que los individuos tienen objetivos que solo pueden lograrse mediante la actividad organizada y el elemento básico son las personas cuyas interacciones conforman la organización. El éxito o el fracaso de estas, está determinado por la calidad de las interacciones de sus miembros: interacciones individuales, individuo y organización, organización y otras organizaciones, y la organización y su ambiente total.

El enfoque sistémico en los recursos humanos puede descomponerse en tres niveles de análisis: el nivel social (sociedad como macro sistema), el nivel de comportamiento organizacional (la organización como sistema) y el nivel de comportamiento individual (el individuo como microsistema).

Los temas que suele tener que trabajar un psicólogo de recursos humanos en este sentido son:

–          Estructura Organizacional

–          Motivación

–          El compromiso organizacional

–          El poder

–          La comunicación

–          El trabajo en equipo

–          La cultura organizacional

–          El clima organizacional

–          El liderazgo

–          Los procesos de cambio

Los factores culturales que impregnan todos los componentes del esquema organizacional son:

 Imagen

Es importante tener en cuenta la cultura organizacional de una organización o empresa, ya que de esto dependerá el clima organizacional, la productividad de una empresa y la satisfacción de las y los trabajadores de la misma.

COUNSELING, MENTORING, OUTPLACEMENT Y COACHING: UNA APUESTA POR EL FUTURO

idea

Sabemos que es innegable que vivimos en un mundo profesional cada vez mas competitivo, esto ha dado lugar a que en los últimos años hayan ido emergiendo nuevas formas de promover la eficiencia y efectividad de las empresas a través de la potenciación de las fortalezas y competencias de sus trabajadores; y quién mejor para asesorar, que los psicólogos organizacionales de Recursos Humanos.

Para ello, existen diferentes prácticas que van en aumento y que proporcionan tácticas específicas de acuerdo a la situación presente. En el siguiente cuadro se muestran sus características principales:

 cuadro

Haciendo una acercamiento más profundo a los anteriores términos, empezaremos por hablar del counseling, vocablo de origen anglosajón que deriva del término counselor lo que se traduciría al castellano como “consultor, asesor, consejero”.

caminos

El counseling (o asesoramiento psicológico) empresarial tiene como objetivo auxiliar a las personas en situaciones de cambio, ansiedad, encontrar nuevas perspectivas en la carrera cuando sea necesario; es decir, permite dar la oportunidad a la persona de conocerse mejor, así como a promover ambientes de trabajo más productivos, ya que cuando un empleado tiene problemas personales puede bajar su desempeño laboral influyendo en el resto de las actividades de la empresa.

Otro término de fundamental importancia es el coaching, que es, grosso modo, un método que consiste en dirigir instruir y entrenar a una persona o grupo de ellas, con el objetivo de conseguir  una meta o desarrolla determinadas habilidades.

En el mentoring, el mentor ayuda al profesional a desarrollar las capacidades más acordes con su potencial y a conseguir, con sus comportamientos, aunar conocimientos y habilidades con otros compañeros para satisfacer los requerimientos globales de la empresa.

El outplacement es una técnica que sirve para reubicar a los empleados cuando se produce alguna fusión o despido dentro de una empresa. Se pretende reorientar y facilitar una reinserción satisfactoria de acuerdo a sus capacidades, evitando que se vea afectada su situación en el mercado de trabajo y su vida familiar.

Todos estos términos son una tendencia que crece en las empresas de todo el mundo. Las áreas de Recursos Humanos utilizan estas herramientas para resolver conflictos intra e interpersonales que pueden comprometer el desempeño laboral y la efectividad de la empresa, por lo que se espera que en el futuro estos términos estén arraigados en el campo profesional.