ERGONOMÍA Y LA POSTURA DE TRABAJO

La ergonomía es la disciplina científica que se refiere a la comprensión fundamental de las interacciones entre los humanos y los otros componentes de un sistema. Se ocupa de aplicar principios teóricos, datos y métodos con la finalidad de optimizar el bienestar de las personas y el resultado global del sistema.

En esta entrada, nos vamos a centrar en las distintas posturas de trabajo que existen, así como los riesgos que conlleva una mala postura.

LA POSTURA DE TRABAJO

La postura de trabajo es el resultado de una decisión, que busca una eficacia máxima y una salud óptima para el trabajador. Para que esta postura no resulte perjudicial para el empleado, hay que tener en cuenta los siguientes principios:

  •  Se deben facilitar los cambios de postura.
  • Las máquinas deben permitir cambios entre las posturas de pie y sentado, y será preferible la postura sentado a la postura de pie.
  • La postura de trabajo debe ser adecuada a los esfuerzos requeridos.

¿Cómo decidir que postura de trabajo es la más adecuada?  Para responder a esta pregunta, observaremos el siguiente diagrama de flujo que se basa en el tipo de tarea que realice el trabajador:

diagrama de flujo

Como las posturas de trabajo más comunes de estas cuatro que se indican, son la postura sentado y la postura de pie, nos vamos a centrar en estas dos.

LA POSTURA SENTADO

La postura de trabajo, si está mal determinada en función de la tarea o si el asiento no es el adecuado, puede conllevar grandes problemas de salud y seguridad en el trabajo. Cuando se alternan otras posturas con la sentada, la probabilidad de experimentar molestias es menor. Hay que tener en cuenta que cuando estamos sentados, el aparato circulatorio va a trabajar menos, de tal manera que se retrasará el ritmo cardiaco y el flujo sanguíneo, lo que puede acelerar la sensación de cansancio, en especial, si se trata de un asiento demasiado alto.

La mala postura sentado conlleva aspectos como la inclinación excesiva de la cabeza, del tronco hacia delante o la rotación lateral de la cabeza. Esta mala postura puede deberse a un diseño inadecuado de las condiciones de trabajo y una inadaptación física del puesto (la silla puede ser demasiado alta o demasiado baja, las herramientas y el equipamientos pueden no haberse diseñado en función de la amplitud de los movimientos que realiza el trabajador, etc.)

La postura sedente ideal sería la siguiente:

postura sentado

Por último, daremos algunas RECOMENDACIONES para mejorar la postura de trabajo sentado:

  1.  El espacio de trabajo debe adaptarse al usuario, y no el usuario al puesto de trabajo.
  2.  Las sillas deben ser estables y completamente ajustables mientras el usuario está sentado.
  3.  El respaldo de la silla debe estar fabricado con un material que absorba la transpiración.
  4.  La altura de la silla debe ajustarse de forma que transfiera el peso corporal a través de las nalgas, no de los muslos.
  5.  Los respaldos deben ser ajustables de arriba abajo y de adelante hacia atrás o flexionarse con el movimiento corporal para que proporcionen un buen soporte lumbar.
  6.  Si es necesario el movimiento, las sillas deben tener ruedas, y es preferible que tengan cinco patas para mejorar la estabilidad.
  7.  La parte frontal de la silla debe ser curva hacia abajo, para aliviar la presión sobre los muslos y favorecer la circulación sanguínea.
  8.  Moverse o levantarse cada cierto tiempo para evitar la fatiga.
  9. La pantalla debe estar más baja que la línea de los ojos.
  10. Los pies deben estar firmemente apoyados en el suelo, de no ser así, se debe usar un reposapiés.
  11. No se deben realizar movimientos hacia delante o hacia atrás ni posturas poco naturales.
  12. Los objetos y las herramientas de uso frecuente en las mesa deben estar colocadas de tal forma que el trabajador las pueda alcanzar sin problemas.

LA POSTURA DE PIE

Trabajar de pie puede causar problemas en los pies, hinchazón de las piernas, de las varices, cansancio muscular general…

Un puesto de trabajo ergonómico permitirá al empleado la posibilidad de elegir entre diferentes posturas y cambios frecuentes. Hay que tener en cuenta aspectos como:

  • Regular la altura del plano de trabajo.
  • La organización del espacio para que el trabajador se pueda desplazar y cambiar de postura.
  • Se debe evitar todo movimiento de torsión o flexión.
  • Se deben realizar periodos de descanso.

¿Cómo diseñar un puesto de trabajo de pie?

Para diseñar un puesto de trabajo, es necesario definir la altura de la superficie. Esta se establece a partir de la altura del codo, de tal manera que la altura óptima sería un poco más abajo del codo, dependiendo de los tipos de tareas:

  • En los trabajos de precisión (Ej: la redacción o el montaje de partes electrónicas) la altura óptima es de 5 cm sobre el codo.
  • En los trabajos ligeros (Ej: trabajo en cadena o trabajo mecánico) se necesita una altura entre 5 y 10 cm bajo la altura del codo.
  • En los trabajos de fuerza física se necesitan entre 20 y 40 cm por debajo del codo.

Para entender mejor lo explicado, os presentamos la siguiente ilustración:

pie

Para finalizar, os dejamos dos  vídeos que tratan sobre los temas vistos con un toque de humor.

Si queréis saber más acerca de la ergonomía y el diseño del puesto de trabajo, os recomendamos que consultéis el siguiente libro:

“Ergonomía y Psicosociología aplicada. Manual para la formación del especialista” de F. Javier Llaneza Álvarez.

Anuncios

SEGURIDAD Y SALUD LABORAL

La calidad de vida es un factor a tener en cuenta en los actuales modelos de gestión de la calidad, siendo la salud física y mental sus dimensiones. Salud y trabajo son dos aspectos estrechamente relacionados: un buen estado de salud permite el adecuado desarrollo de la actividad laboral y constituye la base para conseguir el bienestar en el trabajo.

La prevención de riesgos laborales constituye un campo emergente con un extenso marco legal propio encabezado por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL).

El profesional de los recursos humanos ha de tener un conocimiento suficiente y adecuado de este campo, particularmente en los aspectos relativos a la prevención que implican de modo directo a las personas y cuyo mayor exponente es las Psicología de la Salud Laboral.

En cualquier organismo se producen disfunciones que derivan en accidentes e incidentes siendo los físicos los más evidentes. Sin embargo, los de tipo psicológico existen por igual y han de conocerse para asegurar el bienestar en el entorno organizacional. Algunos de estos riesgos de carácter psicosocial son:

ESTRÉS: reconocido hoy en día como uno de los principales problemas de salud para los trabajadores, así como responsable del mal funcionamiento de las entidades para las que trabajan. El estrés laboral es la reacción que puede tener el trabajador ante exigencias y presiones laborales que no se ajustan a sus conocimientos y capacidades, y que ponen a prueba su capacidad para afrontar la situación.

estres

BURN-OUT: Una definición actualizada y ampliamente aceptada del término es la propuesta por Maslach, Schaufeli y Leiter en el año 2001; quienes definen el burnout como “una respuesta prolongada a estresores crónicos a nivel personal y relacional en el trabajo, determinado a partir de las dimensiones conocidas como agotamiento, cinismo e ineficacia profesional”

imagesCAG6J90V

ACOSO PSICOLÓGICO EN EL TRABAJO O MOBBING: H. Leymann, lo entiende como una forma de violencia psicológica extrema que se puede producir en el ámbito de una organización en una o más de las 45 formas o comportamientos que describe, que se ejercen de forma sistemática, al menos una vez por semana y durante un tiempo prolongado-más de 6 meses-, sobre otra persona en el lugar de trabajo. Por otra parte, M. F. Hirigoyen, define “acoso moral en el trabajo” como cualquier manifestación de una conducta abusiva y, especialmente, los comportamientos, palabras, actos, gestos y escritos que puedan atentar contra la personalidad, la dignidad o la integridad física o psíquica de un individuo, o que puedan poner en peligro su empleo, o degradar el clima de trabajo.

acoso